miércoles, 27 de marzo de 2013

Más que palabras

Siento una particular fascinación por el lenguaje no verbal, por aquello que se dice sin articular palabra y se refleja en los ojos, la boca y el cuerpo, y no es que esté siempre atenta a observarlo, pero a veces me encuentro con cosas que definitivamente llaman mi atención.

Claro, quizás el video que les quiero mostrar no me sería tan llamativo sin conocer un poco la historia que hay detrás.

Es una de esas historias que parecen salidas de un libro...  Y es que la realidad y la ficción son cómplices y se copian una a la otra.

Marina Abramovic y Ulay mantuvieron una intensa relación amorosa y artística. Ambos tenían interés por lo ritual, lo simbólico y las relaciones humanas, y durante doce años se dedicaron al perfomance.


Solo para poner un ejemplo,  en una pieza que titularon "La muerte misma", con la que exploraban la habilidad del individuo de absorber la vida de otra persona, cambiándola y destruyéndola, unieron sus bocas respirando el aire que exhalaba el otro hasta caer inconscientes pues sus pulmones se llenaron de dióxido de carbono.

Siempre apegados a lo simbólico, cuando su relación se acercaba al final, realizaron una última performance titulada "Los amantes" y ambos caminaron 2.500 kilómetros, desde cada extremo de la Gran Muralla China, hasta encontrarse en el centro, darse un abrazo final y dejar de verse y hablarse durante 23 años.


En el 2010, el MoMA fue escenario de una gran retrospectiva de la obra de Marina, allí ella
realizó la presentación performática más extensa de su carrera "The Artist is present" y pasó 716 horas y media sentada inmóvil frente a una mesa, donde los espectadores hicieron largas filas y tomaron turnos para estar un minuto enfrente de ella y mirarse a los ojos.

Tras 23 años, Ulay hizo una aparición sorpresa y acá pueden ver ustedes el video.




23 comentarios:

  1. Hola, Vala, celebro su regreso a su propio blog. Como hace bastante usted no escribía, creo que debiera visitar a sus amistades blogueras y avisar que ha vuelto para que vengan a leerla, también anunciarlo en FB, en un minuto usted se da ese vueltín.

    Luego le dejo mi comentario sobre esta entrada, quiero repensar la primera impresión que he tenido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El otro dìa me decìa Andrès Sàenz, crìtico de teatro de La Naciòn, que el "perfomance" permite muchas cosas que pasan por arte, cuando no lo son. Coincido con èl. Laura, lo que aquì leo y veo, ¡segùn mi criterio!, tiene mucho de curiosidad y poco de arte. En todo caso, gracias por traer el tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, don William. No quería referirme propiamente al "perfomance" como tal, pues a mí algunas propuesta sno me parecen necesariamente artísticas.

      Eliminar
  3. muy intenso, solo eso quiero decir, es que lo que nos contaste le da ese contexto necesario para comprender y sentir. Saludos Vala

    ResponderEliminar
  4. A eso me quería referir, a la intensidad. No fue necesaria ni una sola palabra para comprender el cúmulo de emociones que estaban allí guardadas. Gracias por pasar, Ana

    ResponderEliminar
  5. Hola Vala: Supongo que Marina es la de rojo en el video y Ulay es el tipo que le saca las lágrimas en esos segundos tan conmovedores... ¿Tenían 23 años de no verse hasta ese momento?... ¿Entonces el amor terminó en algún momento o como es la historia de esta relación apasionada? (este tipo de artistas -sean o no artistas- siempre tienen vidas algo excéntricas e intensas)

    Saludos,
    Katmarce--
    submarinopimienta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Tenían 23 años de no verse, ni hablarse. Cuando el amor terminó, se dieron un último abrazo en el dentro de la muralla China.
    Luego, ella tuvo más éxito que él y en el 2010 se empezó a rodar una película o documental sobre ella y se dió esa actividad en el MoMA. Los productores aprovecharon para contactar a Ulay y que les hablara de los tiempos con Marina y así él decidió ir a sentarse frente a ella, sin que ésta lo supiera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que parece haber sido un amor fuerte, especial, que hasta se dieron la posibilidad de despedirse tan representativamente, en el centro de la Muralla China. Claro que la impresión debió haber sido fuerte. Yo me pongo en su lugar y hasta se me para el pelo de pensarlo, seguro que me desmayo o algo así, es que nadie pasa al olvido para siempre, que no es lo mismo que desear olvidar. Saludos de nuevo ¡

      Eliminar
    2. Intenso, eso es lo que me transmite.
      Creo que también hay amores más intensos que otros. Algunos qye se disipan y se olvidan con mayor facilidad y otros que quedan como grabados en pieda, a prueba del paso del tiempo.

      Eliminar
  7. Veo que has vuelto a escribir, y ¡vaya si lo has hecho con fuerza!
    Me ha impresionado mucho la historia y el vídeo. Y cómo ella continúa cuando él se levanta y se va ("the show must go on")
    Al terminar el vídeo he visto otro donde muestra el último día del performance y, francamente, me ha emocionado ver las reacciones de las personas que se enfrentaban con ella. Realmente emocionante.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún cuando él se va, ella se queda unos segundos "recuperándose" de esa emoción.

      Eliminar
  8. ¿De verdad... es sincero el momento... o montado... como suele suceder con algunos y hasta muchos artistas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un experto en lenguaje no verbal podría decirnos sí ella estaba realmente conmovida con el encuentro.
      Hay una serie de TV que veo en cable, se llama "Lie to me", y que trata precisamente de cómo se lee el lenguaje de los gestos y del cuerpo para descubrir cuando alguien está mintiendo.

      Eliminar
    2. La verdad es que a mi no me importa si fue montaje o no, yo le creo. La emoción de ella ( yo también veo esa serie y me encanta) parece realmente sincera. Bueno yo hubiera sido un poco más expresiva pero hay que comprender que no soy tan artista como ella

      Eliminar
    3. A mí también me parece una emoción sincera... cómo le cambia el rostro: la boca, la mirada y las lágrimas que empiezan a correr.

      Eliminar
  9. Oye, Vala, amiga, yo veo a Laura Chinchilla, y con sus gestos tan enfáticos, con sus subrayados aspirados de palabras y su porte casi viril yo siento que está mintiendo siempre.

    ResponderEliminar
  10. Ayyyy no Valita, si casi me pongo a llorar yo si cuando me imaginé que estaba al frente de milindo samurái, el comalero comelón y sartenista.

    Valita, yo puse una entradita nueva medio zancudera y draculesca, ¿me quieres visitar?

    ResponderEliminar
  11. Gracias Valita por tu visita. Qué bruto DW con doña Laura y es que yo no había pensado eso y voy a poner atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Dónde encuentra sus caricaturas Niña?

      Eliminar
  12. Tengo entrada nueva y te estoy esperando Valita, es que hay que venir plantada, al diantre...
    q'es que me tiene brava que ganara Saprissa a mi Liga Liga...

    Bueno es que me suavizo contigo milinda Valita, diay las consigo por aquí y por allá y hasta me mandan, sobre todo los compitas lindos de los blogs de Roncahuita.

    ResponderEliminar
  13. Vala, dónde se ha metido ud con sus abalorios, nos hace falta....Puse una nueva entrada por si desea pasar. La extrañamos ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar